Dreamdiana

Sueña conmigo

Exploración

Escrito por Diana 7 - junio - 2011
Print Friendly, PDF & Email

Tras mucho esperar ha llegado el momento en el que Ethari ha venido a Eorzea. Llevaba tiempo esperándole, ansiosa, para irnos de aventuras juntos. Y en cuanto llegó, las aventuras comenzaron.

Él es un Gladiator y yo, para acompañarle en las travesías, me armé con un arco. Juntos hacemos un equipo mas que solvente =)

41 4243 412413

Tras hacer unas cuentas leves juntos (y no morir en el proceso) nos despedimos, ya que Ethari tenía que irse a descansar. Pero yo quería seguir aventureando. Y decidí ir de exploración.

Quedan 3 ciudades grandes en el continente de Aldenard. Tras el ataque del Imperio Garlean, la ciudad de Ala Mhigo, la mas grande y próspera, fue arrasada. También estan Ishgard y Gravania, pero decidí visitarlas mas adelante.

Me puse mi túnica de viaje y empezó el recorrido…

Atravesé la húmeda jungla de Black Shroud que rodea mi ciudad, Gridania, hasta llegar al desierto que rodea Ul’dah: Thanalan.

44

Fue mucho caminar, trotar y correr. El día entero de hecho. Pero cuando se puso el sol fui recomensada con la visión de Ul’dah.

45

Es la ciudad mas poblada en esos momentos. Es céntrica, redonda y sin callejones. Nada que ver con el laberinto de Gridania. El mercado esta en su pleno apogeo y los retainers pregonan las mercancias de los aventureros, mientras éstos se dedican a la artesanía.

46

La verdad es que para mi gusto esta un poco sobrepoblada, pero para comprar y vender esta de fabula.

Hice un recorrido completo buscando gente que necesitara los servicios de una aventurera y descubriendo rincones. Me encontré con un cabaret de Mi’qotes, todas monas ellas.

421

Y en un taller me topé de frente con otro viejo conocido. Uno de los puppet que acompañaban a los aventureros de Vana’diel.

422

Y también, por supuesto di una vuelta por las tierras circundantes, encontrándome con enemigos bastante curiosos.

429

Tras lo cual proseguí mi viaje. Hacia el mar…

47

Y atravesando los parajes desérticos con oasis escondidos…

48

Hasta el puerto escondido en una cala, tras pasar un fresco tunel.

49 410

Por supuesto, mientras me entendía con el aduanero sobre la compra de los billetes, que al final resultaron ser gratis, se me escapó el barco.

411

Tuve que esperar medio día hasta la llegada del otro. Y ni siquiera me había traido la caña de pescar. Eché una siestecilla, vamos.

414

El barco soltó amarras, los últimos rezagados pegaron un salto hasta la cubierta, y emprendimos el viaje hasta la isla occidental, en la que se hiergue Limsa Lominsa.

428

La verdad es que el viaje fue de lo mas tranquilo. Sin monstruos asaltando el barco desde los abismos del mar, ni piratas abordándolo para pasar a cuchillo a los viajeros. Hasta eché de menos lo movido de los viajes por los mares de Vana’diel. Me pasé todo el recorrido de charla con el timonel en la cubierta principal.

415

Hasta llegar a Limsa…

416

Vaya ciudad de las alturas. Tres o cuatro niveles laberínticos de pasadizos, puentes y túneles. Con mas encuentros graciosos. Como un mago de Hello Kitty 😛

419

O un goblin buscando aventureros…

417

La gente crafteando en las terrazas a 50 metros de altura deleitándose con las vistas del puerto…

418

Vamos, que no es una ciudad para gente con vértigo.

420

Por supuesto, di una vuelta por los alrededores, los pueblos circundantes con sus pequeños comercios.

423

Su fauna…

426

Y su flora…

424

Con resultados nefastos, aunque bastante esperados…

425

Toda Eorzea es una maravilla, llena de tesoros por descubrir y parajes por explorar. Me alegro de haber venido a este mundo.

Comparte si te ha gustado

Que opinas?

Video

Enter the video embed code here. Remember to change the size to 320 x 270 in the embed code.

Etiquetas

Mis páginas
  • Categorías

QR Code Business Card